Para aquellas mujeres que son mamás

“No te sientas tristeza o te juzgues pensando que no has hecho las cosas bien, porque después de todo el tiempo que has invertido en tus hijos es valioso, porque si ellos te juzgan es porque estuviste ahí cuando te necesitaban, si te faltan el respeto no es porque los mal educaste es que les diste la oportunidad de ser libres, y una madre siempre aprende de sus errores pero jamás deja de amar.”

La base principal de una familia es el matrimonio y si este no funciona sin duda el trabajo más completo y complejo es el de una madre, ya sea soltera o con pareja, de ella depende cumplir con todos las expectativas sociales para que sus hijos sean personas respetables, educadas y cumplan con las normas y prototipos que se han generado de nuestra sociedad.

Las madres son seres humanos que cumplen con más de lo que se espera, sobrepasan las expectativas, es por esa razón que una madre puede llegar a ser “neurótica” “histérica” “paranoica” por decir algo exagerado pues así es como se miran a las madres en la sociedad, la exagerada y la reina del drama.

Cuando una mujer rompe con paradigmas o se le aplaude o se le critica. 

Pero veamos más allá de lo que la sociedad piensa u opina de una madre, de todo eso es una mujer, llena de fortalezas que puede cambiar todo su mundo a cambio de ver sonreír a su hijo, puede callar, puede llorar, puede suplicar y tal vez pueda perder la cordura.

No se juzguemos a una madre de cómo educar a sus hijos porque ella tiene una historia personal, tal vez fue esa niña que pensaste que sufría un injusticia por sus padres pero es que nos han acostumbrado que ser estrictos y con mano dura es como se debe educar a un hijo, y todos de alguna manera caemos en ese hábito y lo hemos arrastrado por generaciones.

Pero hoy en día podemos ver que las madres somos diferentes, madres trabajadoras, madres que mueven al mundo, que si vemos que nuestros hijos no son felices buscamos la mejor manera para guiarlos.

“Transmite las cosas buenas cada día de tu vida hasta el cansancio”

Les damos alas para volar aunque nos duela, les damos el corazón completo para que sigan su camino, una madre que ama no deja al olvido a su hijo, a menos que eso sea lo que quiera su hijo, porque también una madre sabe respetar la decisión aunque esta no sea lo que nos guste, algo que sabemos las madres es que sabemos apoyar, ayudar, sugerir, aconsejar, enseñar, amar pero si el receptor no está dispuesto no se puede hacer mucho.

He escuchado adultos quejarse de su niñez como si eso fuera el gran problema de la vida, como si no tuvieran decisión propia o motivos para ser feliz.

A todas la madres del mundo les quiero decir que no compren la idea de que son débiles, al contrario son fuertes y valientes, que han decidido cambiar su mundo, su cuerpo para dar vida a otro ser, no te sientas mal si las cosas no salen como pensaste recuerda que somos nosotras las responsables de guiar a nuestros hijos para que ellos mismos logren sus sueños.

No Juzgues a una mujer con un hijos, mejor calla, observa y aprende.

Dejemos de arrastrar los problemas que han afectado nuestra sociedad y que nos estancan.

Libérate de ataduras mentales.

Transmite valores de vida y amor.

Enséñales a ser tu misma y se feliz.

Gracias por la dedicación, el tiempo y la energía que ofreces en tu hogar es la mejor inversión para que este mundo sea mejor.

Facebook Comments